lunes, 15 de julio de 2013

Yo compro ropa usada y ¿vos?

Recuerdo la primera vez que compre una blusa usada tenía 12 años por alguna razón, casi la compré en la clandestinidad con un pasa montañas en la cara, que nadie viera que estaba entrando a esa venta. Ahora comprendo que el temor de ser vista, se debía en que no quería se me tachara de pobre o quizás sucia y que no tenía la capacidad económica para comprar una blusa nueva.

Con los años, las experiencias vividas y el cuestionamiento constante a las ideas, me he podido liberar de querer encajar en la idea de éxito, aprobación social, pertenecer o aparentar pertenecer a la clase social de los que pueden y tienen mayor poder adquisitivo.

El boom de las ventas de ropa usada

En los 90 en Nicaragua recuerdo pequeñas ventas de ropa usada en donde compraban quiénes no podían adquirir ropa nueva, esto ha venido cambiando, en la actualidad existen tiendas grandes con secciones de precios diferenciados vestidos o pantalones con precios aproximados a los 250-300 córdobas equivalente a  $10, otra secciones (mis favoritas) con precios que oscilan en los C$30 treinta córdobas equivalente a un poco más de un dólar, en el tercer piso se encuentra ropa tan variadísima equivalente a 1 centavo de dólar.

Existen también otros negocios de ropa usada que venden las “pacas” es decir paquetes grandes que se venden de acuerdo al peso para abastecer a los pequeños negocios de ropa usada.

Sin duda el boom del consumo de ropa usada, ha generado fuentes de ingresos personas empleadas para la atención en estas tiendas. En mis compras constantes he podido observar que muchas mujeres pobres y de clase media baja han identificado la oportunidad de tener una efectiva fuente de ingresos, al darse a la tarea de “rebuscar” las mejores piezas, en el mejor estado y que estén a la moda tanto para mujeres, hombres y niñ@s o incluso piezas de ropa de cama, cojines, zapatos o peluches un maravilloso sin fin de posibilidades, hasta se habla de habilidades casi de super heroína para encontrar las mejores piezas como un talento, ser perseverante y saber dónde buscar como quién busca un tesoro.
Yo


En las afueras de la más popular tienda de mi ciudad Matagalpa, estás pequeñas vendedoras ya saben los días y fechas en donde se sacan “pacas” nuevas y están desde las cinco de la mañana para ser las primeras en encontrar las mejores piezas, no me deja de impresionar la creatividad en crisis de las mujeres en un país en donde la manutención de las hij@s se encuentra en los hombros de la mujer a causa de la irresponsabilidad paterna.

Modistas o costureras beneficiadas por la ropa usada

Mi Mama prefiere ser llamada “Modista” que costurera y creo que esa identidad reivindica el talento de “modificar o transformar” una pieza de ropa, mi Mama dice que los “rumbos” esta es otra definición técnica se refiere a esas pequeñas modificaciones que se hace a una pieza ya elaborada. Con el consumo de ropa usada expresa que sus ingresos han aumentado pues tiene clientas que compran la ropa y si una blusa por ejemplo le queda grande ella la ajusta a la medida y gusto de la clienta. Esta experta del hilo y la aguja es decir mi Mamá prefiere los rumbos dice: “Los hago más rápido, me lleva menos tiempo y allí no más me pagan”
 Look completo de ropa usada incluye zapatos Já


Sin duda otra beneficiada directa del evolutivo mundo de la ropa usada. Sin dejar fuera que para las madres y padres es más accesible comprar ropa usada que también es de buena calidad para sus hijas e hijos.

¿Por qué comprar ropa usada?

Aunque aún existen mitos y miedos de que nos vean comprando ropa usada hoy en día es muy común que más y más personas reivindiquemos orgullosamente que nos vestimos y compramos ropa usada, sin embargo aún conozco personas que no quieren ser vistas en estas tiendas, a la hora de abordar un taxi no dicen directamente el nombre de la tienda o si te las encontrás no quieren darte la cara, eso me parece sumamente gracioso como seguimos teniendo esas cadenas mentales, porque nos hemos creído mucho que lo “nuevo” es lo mejor, nos da status y nos da poder en una sociedad capitalista y consumista, aún en el segundo país más pobre de Latinoamérica.

Una vez superados esos miedos yo uso ropa usada por:
  1. Contribuye con mi economía de esta forma logro ahorrarme una cantidad significativa al no comprar ropa nueva con un costo más alto.
  2. La moda tiene una tendencia muy marcada, si te fijás parecemos estar uniformadas por temporadas, todas las mismas blusas y los mismos pantalones, comprar ropa usada me da la posibilidad de tener ropa con estilos únicos que definen mis gustos e identidad.
    Falda de encaje modificada era talla XL costo C$30 y blusa C$15, total: C$45
  3. Mejor calidad de la ropa, aunque sea usada si sabés buscar bien encontrarás piezas en un excelente estado y de marcas que garantizan calidad. La ropa nueva es de muy mala calidad.
  4. Reciclo ropa, detrás del consumo masivo de ropa nueva hay toda una industria que afecta el medio ambiente con sus procedimiento de producción, así yo contribuyo con mantener el mundo más saludable.
  5.  Es más divertido puedo jugar a ser varios personajes con diferentes atuendos, tenés más posibilidades de combinar las piezas.
  6.  Puedo cambiar todo mi estilo a un menor costo, por ejemplo ahora recogí todo mi ropa usada ya sea para revenderla o compartirla con otras mujeres y así renovar mi “closet” Já bueno este es un decir sería mi gaveta.
  7. Me gusta presumir cuando me preguntan ¿cuánto te costó? y decir a diez, quince o treinta pesos eso dice mucho de mis gustos y buena habilidad para encontrar las mejores piezas.
    Costo del vestido C$15 córdobas.
  8. Comprar en PACARRION también te hace sentir cosmopolitan, PACARRION definición e hibrido de “Carrión” una Tienda muy popular y relativamente prestigiosa con “paca” en referencia a la ropa usada. Imagina quizás la pieza de ropa usada que hoy andás fue utilizada por Lady Gaga que nivel.
  9.  Al comprar ropa usada siento que también constituye un acto político y cotidiano contra las ideas del éxito, capitalismo y el consumo.
Finalmente considero que seguiremos viendo la evolución de este negocio que ha dinamizado la economía, cuando viaje a Chile conocí de Diseñadoras que transformaban las piezas de ropa usada en piezas únicas y clásicas por tal razón en ese país no vi que la moda fuera homogénea, quizás lleguemos a ese punto de creatividad alternativa.

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Doña Odio Já por tomarte minutos de vida para leerlo y compartirlo! Abrazo

      Eliminar
    2. Hola en managua que tiendas de ropa usada recomiendas

      Eliminar
  2. Interesante porque es asumirse desde la realidad y la transformación de la misma...con un toque femenino y feminista...Cambio, transformación y renovación!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cotidianeidad se convierte en los posicionamientos constantes sobre nuestras ideas, un abrazo Nidia por allí nos encontramos en las pacas Já

      Eliminar
  3. Me encanta Oralia, te felicito por tu blog, definitivamente siempre has tenido tu propia perspectiva de ver la vida, tal ves no muy diferente de la mia y la has trasformado en letras con una picardia exquisita, yo tambien apoyo el hecho de que uno no debe de comprar solamente por que es nuevo o usado, si no lo que te gusta con lo que te sentis bien, hablando de ropa y de gustos a veces las mujeres nos vemos maravillosas con unos zapatos de tacon de un metro pero al final nos salen matando los pies, y terminamos el dia descalza, entonces nos ponemos a pensar para que vernos maravillosas con zapatos que nos costaron un ojo de la cara y se miraban fabulosos si al final del dia terminamos descalzas, y te lo comento porque es justamente lo que me paso el dia de hoy, andaba unos zapatos maravillosos rojos mi color favorito pero a las dos y cincuenta mintuos de la tarde estoy a punto de destruirlos o quemarlos e irme caminando descalza hasta mi casa

    ResponderEliminar
  4. Hooooola Chelita linda, gracias por tu comentario, me gusta tu planteamiento y compartirmos muchas cosas la capacidad de reirnos de la vida y la pasión por la lucha de los Derechos Humanos. Me parece interesante el tema de los gustos de la feminidad en todas sus formas, yo disfruto de los tacones también (ahora quizás menos) pero siempre estamos en esa vivencia cotidiana es "lindo" como esos tacones hermosos que decís pero... "no son practicos" pero sin duda son esas pequeñas cosas que nos definen y nos confrontan como mujeres y la construcción de los estetico. Me inspiraste Já te quiero!

    ResponderEliminar
  5. igual te quiero mucho querida voz negra cuidate mucho y sigue siendo la rebelde que inspira corazones

    ResponderEliminar
  6. Si venís a Madrid, en la tienda http://www.milmodelitos.com/ podréis comprar ropa de marca de segunda mano como nueva, con descuentos del 90%.
    Toda la ropa está como nueva, solo trabajamos con ropa de uno o dos usos.

    Si tenéis el armario lleno de ropa de segunda mano que no usáis, en http://www.milmodelitos.com/ podéis ganar dinero con la venta de toda esa ropa que ibais a tirar

    ResponderEliminar
  7. Siempre me pregunté que pensaran las otras personas que compran ropa usada? ahora me doy cuenta de que los sentimientos de temor al entrar a una tienda "de segunda" al principio son los mismos, por el miedo a que la sociedad te etiquete, pero que con el paso del tiempo, sos vos quien decidis que hacer y por que hacerlo... la sociedad no tiene por que juzgarte...

    ResponderEliminar
  8. Es bonito leer esto y saber que somos muchas las mujeres que luchamos por una reividindicación de la feminidad, somos más las que cada vez nos salimos del estereotipo y construimos modelos de mujer libre, es excelnte la iniciativa de la ropa usada y del cambio ya que cambiar le da la oportunidada a una mujer que no puede usar algo diferente de "estrenar" esa palabra no es solo comprar lo nuevo, estrenar es una por vez primera, de nuevo excelente blog, muy buen contenido y quiero más! es un cajon lleno de originalidad, adelnate Besos! Desde Colombia tierra querida !

    ResponderEliminar
  9. En Madrid está muy de moda comprar y vender ropa de segunda mano de marca, desde el 2012, están las tiendas Mil Modelitos de Ropa de segunda mano en las calles Hilarión Eslava 24 en Moncloa y en la calle Tucán 48 en carabanchel

    ResponderEliminar